Resumen del Artículo “Violencia a golpe de Click. Las nuevas formas se hacen protagonistas”

AUTORA: Ianire Estébanez es Psicóloga, especialista en violencia de género y juventud, ciberactivista y bloguera de www.minoviomecontrola.com

Si ha habido una revolución en los últimos años que haya modificado las formas de comportarnos y relacionarnos socialmente, ésta se llama redes sociales. Las nuevas tecnologías, presentes en nuestro día a día, se hacen protagonistas de nuestras vidas a través de un smartphone y una conectividad inmediata, en cualquier espacio y momento. Y las relaciones sociales no son inmunes al cambio.

Y con  ello, la violencia de género en los últimos años ha encontrado en las redes un espacio en el que reproducirse con grandes magnitudes. Las aplicaciones de conversación instantánea (tipo whatsapp), dan información al minuto del estado de conexión de la pareja o expareja:última vez conectada a las, en línea, leído tu mensaje, -no contestado-. Así, los conflictos, las interpretaciones sobre qué estará haciendo la otra persona multiplican los problemas que los celos y chantajes de una relación construida de una forma insana, pueden llevar a magnificar al extremo. Las redes sociales (como Facebook, Twitter o Instagram) permiten mostrar los listados de contactos y la expresión a través de estados y fotos, y pueden convertirse en comportamientos que no se respetan, se trata de coartar o se castigan. “¿Qué amigos tienes en las redes sociales?”, “¿por qué subes esa foto?”, “¿por qué haces ese comentario?”, o “no quiero que sigas hablando con él”, estos mensajes, a veces, marcan el inicio de una relación de control en la que se limita el espacio propio de la pareja. Las redes de flirteo, que permiten encontrar “matchs” o personas con las que ligar, pueden aumentar así mismo la inseguridad del compromiso.

Sin embargo, los conflictos y problemas que se derivan de ello, no han nacido con las nuevas tecnologías.

  • Porque quien aprieta el click del dominio, son los celos.
  • La información de amistades, horas de conexión y relaciones sociales de la pareja son visibles a través de las redes, pero el click que limita su libertad lo ocasiona la posesividad.
  • Y el click que moviliza el insulto y la humillación, es el sexismo y la cosificación de las mujeres.

Pero las redes sociales están permitiendo visibilizar otras formas de violencia que sufren las mujeres en público. Se ha hecho referencia a estas formas de violencia virtual con los términos:

  • Cyberbullying (acoso entre iguales)
  • stalking(vigilancia de perfiles y contenidos)
  • sexting, (el envío de contenidos eróticos o sexuales como fotos o vídeos) y
  • la sextorsión o porno vengativo (chantaje y publicación no permitida de contenidos eróticos)

La humillación en las redes, realizada por compartir contenidos eróticos sin su permiso, o el chantaje sobre hacerlos públicos, son también formas de violencia virtual que están adquiriendo frecuencia entre la juventud, y que confirman la pervivencia de una doble moral y una sexualidad tradicional que culpabiliza a las mujeres.

Sin embargo, estas formas de violencia, que integran lo online y lo offline,  no tienen sólo una relevancia “virtual” sino consecuencias reales como tal.

Las redes sociales están permitiendo visibilizar otras formas de violencia que sufren las mujeres en público. Y si algo podemos hacer, en un espacio tan público como son las redes sociales e internet, es visibilizar y denunciar estos comportamientos.

Artículo publicado completo en el Boletín del Observatorio Vasco de la Violencia de Género en Bizkaia. http://www.bizkaia.eus/Gizartekintza/Genero_Indarkeria/blt37/ca_temas.html

468 ad