Aitalaguna, proyecto en Facebook

Aitalaguna, proyecto en Facebook

AITALAGUNA es una plataforma virtual de apoyo al trabajo de crianza de padres varones, desde una perspectiva no sexista y pro-igualitaria.

AITALAGUNA colabora con Guraso.eus a través de artículos relativos con la paternidad y la crianza:

https://www.guraso.eus/semearen-alabaren-gutuna-aitarentzat-amarentzat/

https://www.guraso.eus/seme-alaben-hazkuntzari-emana-galderaz-betetako-ispilu-baten-aurrean/

 

Ofrece a hombres y mujeres interesadas en la crianza y los cuidados, y en general en la relación con personas jóvenes, un espacio de reflexión con una perspectiva de género sobre la crianza. Se enfoca en la participación de los hombres en la tarea de crianza y educación de personas jóvenes, y en la oportunidad que esta labor les ofrece para decidir realizar un trabajo personal de deconstrucción de género.

Proporciona distintas perspectivas que les ayuden a identificar cómo reproducen roles de género sexistas en este ámbito, así como en su relación con la pareja y/o compañeras/os de tarea. Muestra modelos de crianza que interrumpen la transmisión de estereotipos y roles reflejo del sexismo, el machismo, la dominación masculina y la violencia que todo esto genera. Lo hace por medio de materiales audiovisuales, textos, imágenes y comentarios que tratan de inspirarles en torno a esta cuestión.

belén no sexista, casbelén no sexista, eus

AITALAGUNA temáticas:

Corresponsabilidad en tareas domésticas y de cuidado/crianza, sexismo, nuevas masculinidades, igualdad de género, masculinidad desde una perspectiva de género, educación, derechos de personas jóvenes, recursos pedagógicos y para la crianza, publicaciones de interés, maternidad y paternidad, incidencia de la pornografía en hombres jóvenes y adultos, adicciones en hombres jóvenes y adultos, sexualidad en hombres jóvenes y adultos.

 

señores del gobierno gobernuko jaunok

https://www.facebook.com/aitalaguna/

Encuesta de temas! Sexualidad, empoderamiento, cuerpo, relaciones, antirracismo, feminismo… para mujeres jóvenes

Encuesta de temas! Sexualidad, empoderamiento, cuerpo, relaciones, antirracismo, feminismo… para mujeres jóvenes

Desde el Módulo de Deusto-San Ignacio, los últimos 3 años hemos realizado una encuesta a principios de año para definir el programa de encuentros de empoderamiento para mujeres jóvenes teniendo en cuenta vuestros intereses, los temas que os mueven, para organizar el encuentro de cada mes con los temas que elegís vosotras. El último año, además, con el impulso de la asociación de mujeres Zororak, que nació de estos encuentros, hemos podido invitar a dinamizadoras especiales en los encuentros de los sábados.

Este mes de enero, nuestro primer encuentro ha consistido en pensar juntas ideas y propuestas que podríamos organizar para esta temporada 2020. Hemos evidenciado juntas que queremos que puedan sentirse acogidas a estos grupos mujeres jóvenes diversas, racializadas, migrantes. Por eso, entre los temas de la encuesta de este año, además de relaciones, emociones, sexualidad, diversidad, cuerpo o feminismo, integramos también el antirracismo y la decolonialidad.

Porque es importantísimo crear un programa teniendo en cuenta tus intereses, puedes votar en esta encuesta, que estará abierta hasta el 7 de febrero. Las 8 opciones más votadas serán las elegidas para los encuentros que hagamos de marzo a diciembre. https://es.surveymonkey.com/r/8X23NPY

Y, si además de tu opinión, quieres saber cómo participar en los encuentros, realizamos una difusión mensual a partir de e-mail a todas las chicas apuntadas en nuestra lista de interesadas. La información de cada encuentro se envía en primer lugar por e-mail (antes que en redes), así que si no quieres quedarte sin plaza o perderte alguno, apúntate a la lista. Para eso, solo tienes que enviarnos tu nombre y apellidos, edad, municipio en el que vives y forma de contacto, a yoligoyodecido@gmail.com

Nos juntamos pronto!

encuentros encuesta

La ira también es nuestra, amor y convivencia, heroínas de cine

La ira también es nuestra, amor y convivencia, heroínas de cine

Los tres últimos encuentros del año 2019 para mujeres jóvenes que realizamos en San Ignacio, contaron con tres ponentas y temas potentes.

En octubre, Itziar Cantera, Psicóloga responsable del Servicio de Mujer del Módulo, nos acompañó a reivindicar el sentido que tiene la emoción de la ira, en un encuentro en el que pudimos encontrar claves de qué significa esta emoción y cómo en muchas ocasiones para las mujeres ha estado silenciada y culpada. Contamos con su artículo «La noche, la calle, la ira también son nuestras«, varios ejemplos para poner en práctica y saber hacia dónde nos lleva y la recomendación del libro «La Danza de la Ira«de Harriet Goldhor Lerner, para profundizar.

 

Encuentro ira 1 Encuentro ira 2 Encuentro ira 3 Encuentro ira 4

..

En noviembre, contamos con Ziortza Karranza, Psicóloga y Sexóloga de Gurenduz, en un encuentro en colaboración con Zororak, para aprender estrategias en torno al amor y la convivencia. Porque no es ta sencillo convivir con alguien, por mucho que haya amor, pensamos en cómo serían nuestras casas, el contrato de convivencia que estableceríamos con quien convivimos, y aprendimos a pedir y explicitar nuestras necesidades en la convivencia cotidiana.

..

Encuentro amor y convivencia 1 Encuentro amor y convivencia 2 Encuentro amor y convivencia 3 Encuentro amor y convivencia 4

..

Y por último, en diciembre, cerramos el año con un encuentro especial sobre heroínas de cine, para el que contamos con María Castejón, historiadora, crítica de cine y autora de «Las princesas también friegan» entre otros. Fue un encuentro lleno de pelis, crítica y encuentro de referentes femeninos poderosos.

..

 

Encuentro heroinas de cine 1 Encuentro heroinas de cine 4 Encuentro heroinas de cine 3 Encuentro heroinas de cine 2

 

Recuerda que se realiza un encuentro cada mes, dirigido a mujeres jóvenes, de entre 18 a 30 años. La información y programación se envía siempre primero a todo el listado de e-mail de interesadas, y después se comparte en las redes sociales de «Yo ligo, yo decido» en Facebook e Instagram.

Si quieres formar parte de la lista de e-mails, escribe a yoligoyodecido@gmail.com indicando tu nombre y apellidos, edad, forma de contacto y municipio en el que vives.

#A25N Nos sumamos a las voces de rabia organizada

#A25N Nos sumamos a las voces de rabia organizada

Tomamos la palabra las trabajadoras del Servicio de Mujer del Módulo Psicosocial de Deusto San Inazio, un lugar de atención a mujeres supervivientes de situaciones de violencia ejercida contra nosotras por el hecho de ser mujeres. Queremos comunicar hoy 25 de Noviembre de 2019, que nos sumamos a las voces de rabia organizada que claman por el respeto a nuestras vidas. Llamamos a la manifestación, como acto de acuerpamiento colectivo, porque hemos entendido que cuando agreden a una, nos agreden a todas. Y que juntas, podemos más y mejor.

Vivimos atravesadas de múltiples violencias contra nuestros cuerpos, pueden ser sutiles, explícitas, estructurales, simbólicas… pero todas feroces. Respondemos firmes contra esta ferocidad y respondemos a la vez alegres en nuestro encuentro y nuestra autodefensa; autodefensa feminista.

No somos víctimas indefensas reclamando protección. Somos supervivientes a los miles de intentos de sometimiento a un modo de organizar la humanidad déspota, que funciona generando y manteniendo colectivos oprimidos. Empobrece poblaciones, extrae sin control recursos naturales, promueve consumos enloquecedores y deja el cuidado de las vidas a las mujeres, y dentro de ellas a algunas más que a otras.

Nos necesitan obedientes, nos necesitan siervas, nos necesitan calladas, nos necesitan atemorizadas y agradecidas de protección. Se utilizan una multitud de mecanismos de violencia para mantenernos en este lugar. Pero está en nuestras manos el sostenimiento de la vida y somos capaces de ser insumisas ante la coerción y de cuidar como nosotras queramos, lo cual requiere también nuestra propia defensa y autocuidado.

Desde nuestro lugar de trabajo cotidiano, este lugar en el que nos encontramos con mujeres dañadas pero supervivientes, reivindicamos la reapropiación del cuidado de la vida, empezando por las nuestras. Es necesario que sigamos tejiendo espacios seguros donde las vivencias de todas y cada una de nosotras, con sus particularidades únicas, sea creídas y legitimadas, apropiarnos del relato y hacernos hueco. En este reconocimiento mutuo es donde podemos generar un espacio de poder, no de poder sobre, sino un espacio de poder con, el único vitalmente posible.

Este espacio de poder con, nos llena de esperanzas, nos hace vivenciar otros modos posibles donde ya no sobrevivimos, si no que retomamos vidas que merecen la pena ser vividas. Este es nuestro empeño, y así hacemos nuestro camino con las mujeres que vienen y con las que estamos.

Aquí está nuestra fuerza, la de cada una de nosotras apropiándose de su vida y de sus deseos de vida. No os obedecemos, no os servimos y hoy más que ningún día, no nos callamos.

No más violencia contra las mujeres.

Gora borroka feminista!

denaesandadago todoporhacer 25n

Manual contra las agresiones sexuales: controlaos vosotros

Manual contra las agresiones sexuales: controlaos vosotros

A finales del mes de septiembre se difundía una convocatoria desde el Movimiento Feminista para la denuncia pública de varias agresiones sexuales a mujeres. Tres agresiones sexuales en un solo fin de semana, que venían seguidas del secuestro y agresión en Atxuri. Es de agradecer la labor de convocatoria rápida que hace el Movimiento Feminista ante estos hechos bajo el lema de Ninguna Agresión sin Respuesta y que visibiliza la alianza entre mujeres contra la violencia sexual que además de atacar los cuerpos de las mujeres, ataca concretamente nuestra libertad de movimiento.

Hay, sin embargo, algo muy preocupante asociado a estas agresiones, y que suele pasarse por alto en cuanto a su potencial dañino para la libertad de las mujeres porque se disfraza de supuesta ayuda a nuestra integridad. Me estoy refiriendo a difundir las noticias desde el prisma de la inseguridad ciudadana, tema de amplificación excesiva en los medios de comunicación tradicionales, y tema de amplia rentabilidad electoral inmediata y por eso jugoso para su utilización partidista.

Esta idea de la inseguridad añadida por el hecho de ser mujeres y nuestra responsabilización tomando medidas de autocontrol cala y mucho en nosotras. Es conocida la controversia sobre las recomendaciones de la Ertzaina y otros cuerpos policiales para prevenir agresiones sexuales y que van dirigidas al autocontrol de las mujeres. También, recientemente ha circulado por redes un vídeo de mujeres jóvenes que han creado una aplicación para estar controladas en todo momento y no olvidarte nunca de que la responsabilidad de que te violen o no sigue siendo nuestra y que el miedo es la emoción a la que debemos obedecer.

En el video nos cuentan de nuevo el cuento de Caperucita, que su mamá sabe que va a casa de su abuelita y que trae la desgracia a la familia por desviarse del camino, y sin avisar. Menos mal llega el fornido leñador a resolver. A esa aplicación tienes que decirle en todo momento dónde andas, recordándote una y otra vez que eres vulnerable y que por tanto debes tener miedo. Esto es perverso para las mujeres, es decir, pervierte el objetivo de liberar a las mujeres de la violencia, utilizando el mensaje de la obediencia y sumisión a las normas que es también un mensaje violento en la medida que inocula la sumisión a la renuncia de la libertad.

Este fenómeno del llamamiento al autocontrol pone los pelos de punta. Quienes nos dedicamos al trabajo terapéutico con mujeres con malestares psicológicos derivados de su condición y posición de género, sabemos que nuestro trabajo pasa fundamentalmente por acompañar a las mujeres a desvelar las distintas formas de sometimiento al sistema heteropatriarcal que las encierra en deseos e intereses ajenos a ellas mismas; salir del rebaño y dejar de obedecer a los ladridos de los perros, aunque a cambio nos ofrezcan protegernos de manadas de lobos, porque el precio es la libertad.

Como decía, la violencia sexual se ha puesto en primera plana de los medios de comunicación por los últimos casos de violaciones en el espacio público. Cabe también a este respecto poner la mirada sobre lo que el espacio público debería ser: el espacio de todas las personas, el que se supone se diseña para la movilidad, la reunión y la vida común libre y respetuosa. Este es el derecho que se tiene que garantizar también a las mujeres en estos espacios. Contraponer a la cultura de la violación la política del miedo nos aleja absolutamente del camino de construir vidas libres y nos mete al rebaño de la sumisión y del espacio doméstico como supuesto lugar seguro.

Y, sin embargo, que quedarse en casa sea seguro para las mujeres es tan mentira como que una violación en la calle es lo peor que te puede pasar en la vida si eres mujer. ¿Es peor que te violen en la calle a que te violen en casa? ¿Es peor que te violen una vez a que te maltraten durante años en tu propia casa? En realidad, lo único que previene una violación sea en la calle por nuestros vecinos, o en nuestras camas por nuestros maridos, o en cualquier otro lugar por nuestros clientes, es que todos ellos tengan claro que eso no se hace, que los cuerpos de mujeres no son cosas disponibles para sus incontinencias de fluidos corporales y sus deseos de dominar y dañar. Para que una violación en la calle o en casa o en cualquier otro lugar no suceda hace falta que la sexualidad sea entendida en el ámbito del encuentro íntimo, de compartir placeres corporales desde el encuentro, y que todo lo que se da al margen del encuentro de personas que desean compartir esos placeres, es dominación, y por tanto violencia.

Seguramente, estas mujeres del vídeo no pueden volar por encima de la obediencia y el control de sus cuerpos implícito en su propio discurso porque no han tenido contacto con la autodefensa feminista. Con lo que sí han tenido contacto es con el tumba y dale del “sed buenas”, como que eso nos fuera a librar de algo. Más mentiras, fuego a discreción. Entonces nuestra respuesta tiene que ser “a las barricadas”.

autodefensa

Estamos en la barricada, defendemos nuestra libertad con métodos de autodefensa, nos armamos de poder y fuerza ejercida por nosotras mismas y de manera colaborativa. No nos fiamos de los mensajes de control, no os creemos, nunca sirvió. Animamos a todas las mujeres a ocupar el espacio público, a ser rebeldes y contraatacar a los intentos de culpabilización que nos quieren meter en el redil. Apuntamos en la dirección del control social con todos sus instrumentos institucionales y publicitarios para entender que no es a nosotras a quienes nos tenéis que controlar, controlaos vosotros, hacéroslo mirar.

En este último sentido, cabe una apelación a los hombres como colectivo a mojarse en este asunto. No podéis permitir más tibieza con los comentarios que nos objetualizan, con vuestros iguales que nos menosprecian y maltratan, con quienes nos quieren esposas, o madres-vírgenes, o putas pero no nos quieren por quienes somos más allá de nuestra utilidad. Sed valientes vosotros en defender la libertad de vuestras iguales, aunque eso os lleve la pérdida del privilegio de sentiros los fuertes protegiéndonos. No va de eso, no queremos pater familis, no los necesitamos, queremos compañeros codo a codo, muchos.

Pero, desde este lugar de acompañamiento psicológico a la rebeldía, de acompañamiento a vidas cooperativas y libres de violencia, se debe enviar sobre todo un mensaje a todas las mujeres, especialmente las jóvenes, un mensaje de rebeldía contra el control social y la domesticación. La calle, la noche, también son nuestras.

Y nosotras, mientras tanto, a ganar espacios de libertad a través de la Autodefensa Feminista. Este mes de Noviembre desde el Servicio de Mujer del Módulo Psicosocial de Deusto San Inazio pondremos en marcha un nuevo taller de autodefensa para estar en guardia contra las agresiones, esta vez contra las más frecuentes, las que se dan en el ámbito de las relaciones sexo-afectivas, ya sea en el contexto del matrimonio o convivencia, ya sea en los noviazgos. Porque la casa, la cama, también son nuestras.