#A25N Nos sumamos a las voces de rabia organizada

#A25N Nos sumamos a las voces de rabia organizada

Tomamos la palabra las trabajadoras del Servicio de Mujer del Módulo Psicosocial de Deusto San Inazio, un lugar de atención a mujeres supervivientes de situaciones de violencia ejercida contra nosotras por el hecho de ser mujeres. Queremos comunicar hoy 25 de Noviembre de 2019, que nos sumamos a las voces de rabia organizada que claman por el respeto a nuestras vidas. Llamamos a la manifestación, como acto de acuerpamiento colectivo, porque hemos entendido que cuando agreden a una, nos agreden a todas. Y que juntas, podemos más y mejor.

Vivimos atravesadas de múltiples violencias contra nuestros cuerpos, pueden ser sutiles, explícitas, estructurales, simbólicas… pero todas feroces. Respondemos firmes contra esta ferocidad y respondemos a la vez alegres en nuestro encuentro y nuestra autodefensa; autodefensa feminista.

No somos víctimas indefensas reclamando protección. Somos supervivientes a los miles de intentos de sometimiento a un modo de organizar la humanidad déspota, que funciona generando y manteniendo colectivos oprimidos. Empobrece poblaciones, extrae sin control recursos naturales, promueve consumos enloquecedores y deja el cuidado de las vidas a las mujeres, y dentro de ellas a algunas más que a otras.

Nos necesitan obedientes, nos necesitan siervas, nos necesitan calladas, nos necesitan atemorizadas y agradecidas de protección. Se utilizan una multitud de mecanismos de violencia para mantenernos en este lugar. Pero está en nuestras manos el sostenimiento de la vida y somos capaces de ser insumisas ante la coerción y de cuidar como nosotras queramos, lo cual requiere también nuestra propia defensa y autocuidado.

Desde nuestro lugar de trabajo cotidiano, este lugar en el que nos encontramos con mujeres dañadas pero supervivientes, reivindicamos la reapropiación del cuidado de la vida, empezando por las nuestras. Es necesario que sigamos tejiendo espacios seguros donde las vivencias de todas y cada una de nosotras, con sus particularidades únicas, sea creídas y legitimadas, apropiarnos del relato y hacernos hueco. En este reconocimiento mutuo es donde podemos generar un espacio de poder, no de poder sobre, sino un espacio de poder con, el único vitalmente posible.

Este espacio de poder con, nos llena de esperanzas, nos hace vivenciar otros modos posibles donde ya no sobrevivimos, si no que retomamos vidas que merecen la pena ser vividas. Este es nuestro empeño, y así hacemos nuestro camino con las mujeres que vienen y con las que estamos.

Aquí está nuestra fuerza, la de cada una de nosotras apropiándose de su vida y de sus deseos de vida. No os obedecemos, no os servimos y hoy más que ningún día, no nos callamos.

No más violencia contra las mujeres.

Gora borroka feminista!

denaesandadago todoporhacer 25n

Manual contra las agresiones sexuales: controlaos vosotros

Manual contra las agresiones sexuales: controlaos vosotros

A finales del mes de septiembre se difundía una convocatoria desde el Movimiento Feminista para la denuncia pública de varias agresiones sexuales a mujeres. Tres agresiones sexuales en un solo fin de semana, que venían seguidas del secuestro y agresión en Atxuri. Es de agradecer la labor de convocatoria rápida que hace el Movimiento Feminista ante estos hechos bajo el lema de Ninguna Agresión sin Respuesta y que visibiliza la alianza entre mujeres contra la violencia sexual que además de atacar los cuerpos de las mujeres, ataca concretamente nuestra libertad de movimiento.

Hay, sin embargo, algo muy preocupante asociado a estas agresiones, y que suele pasarse por alto en cuanto a su potencial dañino para la libertad de las mujeres porque se disfraza de supuesta ayuda a nuestra integridad. Me estoy refiriendo a difundir las noticias desde el prisma de la inseguridad ciudadana, tema de amplificación excesiva en los medios de comunicación tradicionales, y tema de amplia rentabilidad electoral inmediata y por eso jugoso para su utilización partidista.

Esta idea de la inseguridad añadida por el hecho de ser mujeres y nuestra responsabilización tomando medidas de autocontrol cala y mucho en nosotras. Es conocida la controversia sobre las recomendaciones de la Ertzaina y otros cuerpos policiales para prevenir agresiones sexuales y que van dirigidas al autocontrol de las mujeres. También, recientemente ha circulado por redes un vídeo de mujeres jóvenes que han creado una aplicación para estar controladas en todo momento y no olvidarte nunca de que la responsabilidad de que te violen o no sigue siendo nuestra y que el miedo es la emoción a la que debemos obedecer.

En el video nos cuentan de nuevo el cuento de Caperucita, que su mamá sabe que va a casa de su abuelita y que trae la desgracia a la familia por desviarse del camino, y sin avisar. Menos mal llega el fornido leñador a resolver. A esa aplicación tienes que decirle en todo momento dónde andas, recordándote una y otra vez que eres vulnerable y que por tanto debes tener miedo. Esto es perverso para las mujeres, es decir, pervierte el objetivo de liberar a las mujeres de la violencia, utilizando el mensaje de la obediencia y sumisión a las normas que es también un mensaje violento en la medida que inocula la sumisión a la renuncia de la libertad.

Este fenómeno del llamamiento al autocontrol pone los pelos de punta. Quienes nos dedicamos al trabajo terapéutico con mujeres con malestares psicológicos derivados de su condición y posición de género, sabemos que nuestro trabajo pasa fundamentalmente por acompañar a las mujeres a desvelar las distintas formas de sometimiento al sistema heteropatriarcal que las encierra en deseos e intereses ajenos a ellas mismas; salir del rebaño y dejar de obedecer a los ladridos de los perros, aunque a cambio nos ofrezcan protegernos de manadas de lobos, porque el precio es la libertad.

Como decía, la violencia sexual se ha puesto en primera plana de los medios de comunicación por los últimos casos de violaciones en el espacio público. Cabe también a este respecto poner la mirada sobre lo que el espacio público debería ser: el espacio de todas las personas, el que se supone se diseña para la movilidad, la reunión y la vida común libre y respetuosa. Este es el derecho que se tiene que garantizar también a las mujeres en estos espacios. Contraponer a la cultura de la violación la política del miedo nos aleja absolutamente del camino de construir vidas libres y nos mete al rebaño de la sumisión y del espacio doméstico como supuesto lugar seguro.

Y, sin embargo, que quedarse en casa sea seguro para las mujeres es tan mentira como que una violación en la calle es lo peor que te puede pasar en la vida si eres mujer. ¿Es peor que te violen en la calle a que te violen en casa? ¿Es peor que te violen una vez a que te maltraten durante años en tu propia casa? En realidad, lo único que previene una violación sea en la calle por nuestros vecinos, o en nuestras camas por nuestros maridos, o en cualquier otro lugar por nuestros clientes, es que todos ellos tengan claro que eso no se hace, que los cuerpos de mujeres no son cosas disponibles para sus incontinencias de fluidos corporales y sus deseos de dominar y dañar. Para que una violación en la calle o en casa o en cualquier otro lugar no suceda hace falta que la sexualidad sea entendida en el ámbito del encuentro íntimo, de compartir placeres corporales desde el encuentro, y que todo lo que se da al margen del encuentro de personas que desean compartir esos placeres, es dominación, y por tanto violencia.

Seguramente, estas mujeres del vídeo no pueden volar por encima de la obediencia y el control de sus cuerpos implícito en su propio discurso porque no han tenido contacto con la autodefensa feminista. Con lo que sí han tenido contacto es con el tumba y dale del “sed buenas”, como que eso nos fuera a librar de algo. Más mentiras, fuego a discreción. Entonces nuestra respuesta tiene que ser “a las barricadas”.

autodefensa

Estamos en la barricada, defendemos nuestra libertad con métodos de autodefensa, nos armamos de poder y fuerza ejercida por nosotras mismas y de manera colaborativa. No nos fiamos de los mensajes de control, no os creemos, nunca sirvió. Animamos a todas las mujeres a ocupar el espacio público, a ser rebeldes y contraatacar a los intentos de culpabilización que nos quieren meter en el redil. Apuntamos en la dirección del control social con todos sus instrumentos institucionales y publicitarios para entender que no es a nosotras a quienes nos tenéis que controlar, controlaos vosotros, hacéroslo mirar.

En este último sentido, cabe una apelación a los hombres como colectivo a mojarse en este asunto. No podéis permitir más tibieza con los comentarios que nos objetualizan, con vuestros iguales que nos menosprecian y maltratan, con quienes nos quieren esposas, o madres-vírgenes, o putas pero no nos quieren por quienes somos más allá de nuestra utilidad. Sed valientes vosotros en defender la libertad de vuestras iguales, aunque eso os lleve la pérdida del privilegio de sentiros los fuertes protegiéndonos. No va de eso, no queremos pater familis, no los necesitamos, queremos compañeros codo a codo, muchos.

Pero, desde este lugar de acompañamiento psicológico a la rebeldía, de acompañamiento a vidas cooperativas y libres de violencia, se debe enviar sobre todo un mensaje a todas las mujeres, especialmente las jóvenes, un mensaje de rebeldía contra el control social y la domesticación. La calle, la noche, también son nuestras.

Y nosotras, mientras tanto, a ganar espacios de libertad a través de la Autodefensa Feminista. Este mes de Noviembre desde el Servicio de Mujer del Módulo Psicosocial de Deusto San Inazio pondremos en marcha un nuevo taller de autodefensa para estar en guardia contra las agresiones, esta vez contra las más frecuentes, las que se dan en el ámbito de las relaciones sexo-afectivas, ya sea en el contexto del matrimonio o convivencia, ya sea en los noviazgos. Porque la casa, la cama, también son nuestras.

Nuevo taller autodefensa feminista avanzado

Nuevo taller autodefensa feminista avanzado

Nuevo taller de Autodefensa Feminista, de nivel avanzado, el 13 y 20 de noviembre de 2019 en el Centro Cívico de San Ignacio, en horario de 16:30 a 20:30.
Es un Taller gratuito, dirigido a mujeres que tengan más de 16 años y ya hayan realizado el taller de nivel básico.
Será impartido por Isabel Bernal, Psicóloga y experta en Malos Tratos y Violencia de Género, y conductora de talleres de autodefensa desde hace 15 años.
Para participar hay que inscribirse antes del 1 de noviembre en: servimujer@modulodeustosanignacio.org
Para más información podéis llamar al: 94 475 94 72, ext.1 (de 8,30 a 14 h.)

 

autodefensa2019noviembre

Relaciones tóxicas. Reflexiones de nuestro encuentro en septiembre

Relaciones tóxicas. Reflexiones de nuestro encuentro en septiembre

El sábado pasado nos juntamos en un grupo pequeño en el Módulo, dentro de la programación de encuentros para mujeres jóvenes. Nuestro objetivo: hablar de relaciones tóxicas. Pero sobre todo, recoger los aprendizajes y experiencias de cada una, en un espacio de comprensión y confianza. 

Cada una hablamos de lo que entendíamos por una relación tóxica, y tratamos de diferenciar cuándo ésta se transforma o traspasa el límite a ser en realidad una relación violenta, identificando sobre todo, que cuando existe un ejercicio desequilibrado de la violencia, la etiqueta de «tóxica» se queda muy corta. Hablamos de relaciones tóxicas con amistades, en la familia, en el trabajo. También de cómo darnos cuenta de si una misma puede estar siendo tóxica, o de qué podemos hacer si nos damos cuenta de que estamos en una relación donde impera esta toxicidad, o cómo podemos ayudar a alguien que lo esté.

Durante la reflexión conjunta, compartimos nuestras ideas sobre las relaciones de poder y asimetría, sobre cómo se transmite generacionalmente la violencia y cómo nuestra cultura nos enseña conductas violentas romantizadas en forma de amor o cuidado, en ejemplos como “lo hago por tu bien, es lo mejor para los dos”… También nos dimos cuenta de lo normalizada que está la violencia en el ámbito escolar y cómo eso va creando que ciertas personas estén acostumbradas a utilizar mecanismos violentos para relacionarse, pero también de la influencia que tiene para todas ver el acoso, ser testigo de ello o pensar que te va a poder pasar.

Encontramos entre nuestras estrategias, que a veces lo que más nos ayuda con una relación tóxica es tomar distancia o bien física, o si es imposible por las circunstancias, al menos psicológica, para poder valorar con el tiempo como se encuentra la relación, cómo me siento yo o qué ha hecho la otra persona en ese tiempo. También hablamos de que a veces socialmente no se nos permite tomar esa distancia, especialmente cuando se trata de un vínculo familiar, pero cómo, aún así, en muchas ocasiones esa distancia es salvadora. Otras estrategias que comentamos fueron la escucha de nuestro cuerpo y sus señales, la mejora de nuestra red social, tener proyectos propios, para mejorar nuestra autonomía, la necesidad de trabajar en terapia en ocasiones, o poder compartir en grupos. Y saber, sentir y re-sentir, que merecemos que nos quieran bien, que nos quieran bonito.

encuentro-relaciones-toxicas-septiembre-ianire

Una de las compañeras del grupo identificó que en relaciones en las que tenemos más bajas las defensas, por la aparente igualdad que existe entre nosotras, puede haber un mayor riesgo de que nos hagan daño sin enterarnos. Por eso muchas de las que nos acompañaron en este encuentro identificaron haber vivido toxicidad en relaciones con amigas, con otras mujeres, o incluso en colectivos feministas. Esto nos hizo hablar del poder, y de cómo si no somos conscientes de cómo lo manejamos podemos reproducir mecanismos patriarcales y competitivos de forma automática.

Las asistentes se sintieron muy agradecidas de poder compartir experiencias y analizar juntas la toxicidad y violencia en los vínculos o relaciones. Nos sorprendió mucho que a pesar de que normalmente se coloca la etiqueta de “relación tóxica” a la pareja, hemos hablado prácticamente de otro tipo de relaciones, con lo que nos fuimos con la sensación de haber podido profundizar y reflexionar juntas, y que es necesario tener estos espacios donde, con confianza y sostén por parte de la dinamizadora del grupo, podamos expresar vivencias, preguntarnos y cuestionarnos y a la vez, legitimarnos juntas.

Gracias a las que acudisteis por primera vez, a las que volvisteis y a las que seguís.

Nos vemos en octubre!

Ianire Estébanez. Sábado 28 de septiembre, 2019. 

Encuentros de empoderamiento para mujeres jóvenes, ultimo cuatrimestre 2019

Encuentros de empoderamiento para mujeres jóvenes, ultimo cuatrimestre 2019

Este es el cartel de nuestros próximos encuentros para mujeres jóvenes, realizado en colaboración con Zororak Elkartea, e ilustrado por Amaia Ballesteros.

Cartel encuentros segundo cuatrimestre 2019

 

El mes de septiembre, será nuestro tiempo para hablar de «Relaciones tóxicas», en un encuentro de grupo pequeño, con la dinamización de Ianire Estébanez, que nos acompañará en todos los encuentros. En octubre, y junto con Itziar Cantera reflexionaremos sobre el derecho a reivindicar la ira en las mujeres como forma de poner límites en el encuentro «La ira también es nuestra». Noviembre, dará paso a contar con Ziortza Karranza, en un encuentro en el que debatiremos sobre «Amor y convivencia». Finalizando en diciembre con el encuentro sobre «Heroínas de cine» con nuestra compañera historiadora Maria Castejón.

Recuerda que para participar en cualquiera de ellos, es imprescindible apuntarse, escribiéndonos a yoligoyodecido@gmail.com indicando tu nombre, edad y forma de contacto.